davila oitDon Ramón Dávila, adjunto a la presidencia de Grema en Andalucia, junto a Mr. Guy Ryder, Director General de la Organización Internacional del Trabajo-OIT, en el desayuno organizado por Nueva Economía Forum el martes 28/03/2017 en el Hotel Ritz de Madrid y que fue presentado por la Ministra de Empleo y Seguridad Social, Doña Fátima Bañez. Al acto acudió también el presidente de esta asociación, Don Manuel Piñeiro.

Agradecer al presidente del Nueva Economía Forum, Don José Luis Rodríguez, las invitaciones a sus eventos.

Lunes, 14 Septiembre 2015 15:14

TECNOESTRÉS en el trabajo

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

tecnoadiccion

  El tecnoestrés hace referencia a los efectos psicosociales negativos derivados del uso de las TIC.

El término fue usado por primera vez por el psiquiatra norteamericano Craig Brod en 1984 en su libro Technostress: The Human Cost of the Computer Revolution. En esta publicación lo define como “una enfermedad de adaptación causada por la falta de habilidad para tratar con las nuevas tecnologías del ordenador de manera saludable”. Años más tarde, Michelle Weil y Larry Rosen (1997) hacen referencia a este término cómo “cualquier impacto negativo en las actitudes, los pensamientos, los comportamientos, o la fisiología causado directa o indirectamente por la tecnología”. El tecnoestrés es un problema que abarca desde la necesidad de estar conectado en todo momento hasta evitar a toda costa su uso. Se dice que ya afecta a 1 de cada 3 españoles. Entre susmanifestaciones, destacan:

 

-          La necesidad de poseer las últimas novedades tecnológicas

-          Capacidad de poder usar varios dispositivos tecnológicos a la vez (con las consecuencias que esto provoca a nuestra atención y concentración)

-          Empobrecimiento del lenguaje escrito y hablado

-          Uso de la tecnología gran parte del día, en detrimento de las relaciones personales

tecnoestres3

Cuando trasladamos este tipo de estrés al entorno laboral, podríamos definirlo como un tipo de estrés laboral con identidad propia que responde a un proceso psicológico negativo determinado por el desajuste entre las exigencias del uso de las TIC y los recursos disponibles relacionados con tal aplicación de TIC. Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), las 3 manifestaciones del tecnoestrés son:

¨     Tecnoansiedad: se caracteriza por actitudes de desconfianza y pensamientos de incapacidad con las TIC (por ejemplo, miedo a usar determinados programas informáticos)

¨      Tecnofatiga: se produce cuando se experimentan sentimientos de cansancio o agotamiento mental y cognitivo, debido al uso continuado de las TIC (por ejemplo, sobrecarga de información, ofrecida por internet en puestos tales como teleoperadores, agentes de viaje, etc.)

¨       Tecnoadicción: es el tecnoestrés menos conocido y se diferencia por la incontrolable compulsión a usar durante largos periodos, las TIC en cualquier momento y lugar.

tecnoestres1Los factores causantes del tecnoestrés se denominan “tecnoestresores” y se categorizan en 2 bloques: las tecnodemandas y la ausencia de tecnorecursos laborales. Las tecnodemandas son aquellas demandas provocadas por cambios intensos y rápidos en el uso de las TIC, las cuales tienen una incidencia directa en la forma de trabajar. Las principales demandas relacionadas con las TIC son: sobrecarga de trabajo, rutina (o complejidad) en las tareas y conflictos de rol (por ejemplo por tener tareas incompatibles). La otra tecnodemanda es la ausencia de recursos para afrontar las demandas. En este sentido, habría que hablar de recursos laborales y recursos personales. Los recursos laborales hacen referencia, entre otros, al nivel de autonomía en el trabajo con las TIC, el feedback sobre las tareas desempeñadas con las TIC, y al clima de apoyo social por parte de compañeros y superiores en el uso de las TIC. Los recursos personales se refieren a las características personales que nos ayudan a amortiguar el impacto negativo de las altas demandas y la falta de recursos laborales en el tecnoestrés. Entre estos recursos personales destacan la personalidad resistente (con capacidad de resistencia al estrés en general y caracterizadas por el compromiso, el control y el desafío) así como el poder de nuestras propias creencias acerca de la eficacia.

Lupe Oroña

Redacción Revista Emprender

Visto 1713 veces Modificado por última vez en Martes, 15 Septiembre 2015 10:02