otro logo 3

Viernes, 11 Septiembre 2015 08:49

INTERNET: Consejos para padres

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

padres1Internet es como una gran ciudad. Puedes ir a comprar, quedar con los amigos, ver la prensa, informarte, aprender, compartir experiencias, hablar, trabajar… También puedes pasearte y, posiblemente, lo hagas por unas páginas concretas. Ahora bien, como en todas las ciudades hay lugares peligrosos por los que no es aconsejable pasar, y menos solo. También, cómo no, en cualquier lugar puede haber ladrones, delincuentes, secuestradores, estafadores u otra gente maliciosa.

En una ciudad real siempre tomamos medidas de seguridad, ya sea consciente o inconscientemente para evitar peligros, aunque sepamos que no tiene por qué pasarnos nada. Entre ellas tenemos cuidado con nuestras pertenencias, evitamos la gente y lugares con aspecto peligroso, nos alejamos de peleas, evitamos ir solos de noche…. ¿Pero en internet?

padres2

Al ser algo reciente, muchas personas desconocen la verdadera realidad de internet, tanto positiva como negativa. Mientras unos, advertidos por las noticias negativas que difunden muchos de los medios tradicionales de comunicación, se cierran a creer que la red es un sitio casi a evitar, otros navegan tranquilamente o, como mucho, creyéndose seguros por usar un antivirus. Esto último es muy habitual en los jóvenes y menores, precisamente las víctimas más susceptibles de ser engañadas o dañadas.

Si eres un padre o un tutor, tal y como en una ciudad no te despreocuparías totalmente de tu hijo, tampoco lo debes de hacer en internet. Por ello pondremos algún consejo que nos puede ayudar a prevenir muchos peligros:

  • Obtener un nivel superior o, al menos, similar al del menor en el uso de equipos informáticos

Sin conocimientos es más difícil controlar lo que puede estar haciendo tu hijo y orientarlo en el buen uso de las redes. Poniendo un ejemplo simple, no puedes decirle a un electricista que está haciendo mal una instalación si no sabes ni cómo pasar un cable.

  • Mantener el ordenador que usa el menor visible.

Esto puede ayudar a que el menor no realice con tanta frecuencia actividades que tenga que ocultar y, si tiene que usar el ordenador para estudios, se centre mejor en los mismos. Esto no significa que el ordenador tenga que estar a la vista de todos invadiendo su privacidad, pero sí que se evite que la pantalla dé contra una pared o un punto del que no se pueda saber inmediatamente qué puede estar haciendo.

  • Comparte el uso del ordenador

Si el menor está iniciándose en el uso de internet, comparte el ordenador con él y enséñale a manejarse en ese mundo.

  • Impedir el acceso a internet cuando no hay nadie que pueda supervisar al menor

Si el menor no tiene a nadie que le pueda supervisar (por ejemplo si queda solo en casa) la libertad que tendrá para usar internet será absoluta, con todas las consecuencias que se pueden dar. Para evitarlo puedes probar a poner al ordenador una contraseña que sólo sepas tú, así tendrás la posibilidad de dejarle o no dejarle el ordenador. Otra opción sería echar mano a un programa de protección infantil.

  • Limitar número de horas de uso del ordenador

Sobre todo si el menor aún está entrando en la adolescencia, es adecuado que haya unos horarios para el uso del ordenador. Así se evita que el menor pase más horas de las necesarias en el ordenador y que luego haya más problemas para cambiar su actitud.

  • Informarse de su actividad en la red

Si participas en una plataforma en la que sepas que está tu hijo, intenta agregarlo y, si es reticente, intenta fijarte en la información personal visible a todos y en la gente que lo tiene agregado. No es adecuado estar encima de lo que hace o no, si no perderá tu confianza, pero si advertirle de información que puede estar dando pie a que terceras personas lo puedan localizar (información sobre su colegio, locales y actividades que frecuenta; fotografías en sitios que frecuenta,..) o de gente a la que agrega (gente desconocida de otras ciudades, personas adultas alejadas de su entorno, personas que incitan claramente a malos hábitos,…). Eso sí, siempre con tacto y con intención de informarte e informar (abstenerse a castigos o reprimendas si no es una actitud reincidente).

Borja Soliño

Informático. Llegaya.com Publicidad.

Visto 1501 veces Modificado por última vez en Lunes, 14 Septiembre 2015 15:12