davila oitDon Ramón Dávila, adjunto a la presidencia de Grema en Andalucia, junto a Mr. Guy Ryder, Director General de la Organización Internacional del Trabajo-OIT, en el desayuno organizado por Nueva Economía Forum el martes 28/03/2017 en el Hotel Ritz de Madrid y que fue presentado por la Ministra de Empleo y Seguridad Social, Doña Fátima Bañez. Al acto acudió también el presidente de esta asociación, Don Manuel Piñeiro.

Agradecer al presidente del Nueva Economía Forum, Don José Luis Rodríguez, las invitaciones a sus eventos.

Jueves, 10 Septiembre 2015 16:15

RESILENCIA: lo que no te mata te hace más fuerte

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

resilencia1Lo que no te mata te hace más fuerte” no es una frase del refranero popular, sino que pertenece al filófofo alemán Friedrich Nietzsche. Se relaciona directamente con lo que hoy en día se conoce como RESILENCIA.

 

Del latín resilire, significa literalmente “rebotar, saltar de nuevo”. En Física e Ingeniería este concepto hace referencia a la capacidad de un material para recuperar su forma original después de someterse a una presión deformadora. Si aplicamos este concepto a la humanidad, nace el concepto de resilencia humana, muy usado en psicología. La resilencia en este caso versa sobre la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas, sobreponerse a periodos de dolor emocional y situaciones adversas. No se trata de un concepto abstracto o pseudocientífico, sino que la ciencia y neurociencia avalan que el cerebro humano es capaz de adaptarse a los cambios a través de la plasticidad neuronal.

resilencia3

Los primeros estudios sobre resilencia humana fueron llevados a cabo por la psicóloga estadounidense Werner en el 1982, la cual llevó a cabo un estudio longitudinal durante más de 30 años con niños expuestos a situaciones vitales adversas. En colaboración con Smith, Werner concluyó que las primeras experiencias vitales, por muy desfavorables que sean, no tienen porque dejar marcas permanentes y que además puede adquirirse la capacidad de resilencia en cualquier momento del ciclo vital. Es decir, si bien hay sujetos que nacen con esta capacidad en mayor medida que otros (componente genético), esta “habilidad” se puede aprender. Quizás uno ya es resilente y ni siquiera lo sepa. Parece ser que la única forma de comprobarlo es pasar por una experiencia extrema. Así, hay muchos individuos que se sorprenden a si mismos desarrollando una fuerza y capacidad que desconocían, lo que los convierte en personas mucho más seguras, para enfrentarse a otras experiencias.

¿Qué hace a un individuo más resilente que otro? Según el catedrático de Psicología Fernández Abascal, las personas resilentes compartirían las siguientes características:

Sentido de la autoestima fuerte y flexible

Independencia de pensamiento y acción

Habilidad para dar y recibir en las relaciones interpersonales

Alto grado de disciplina y de sentido de la responsabilidad

Reconocimiento y desarrollo de sus propias capacidades

Mente abierta y receptiva a nuevas ideas

Disposición para soñar

Gran variedad de intereses y refinado sentido del humor

La percepción de sus propios sentimientos y de los sentimientos de los demás

Capacidad de comunicar estos sentimientos de una forma adecuada

Gran tolerancia al sufrimiento

Capacidad de concentración

Presencia de apoyo social

Existencia de un propósito significativo en la vida

Creencia de que uno puede aprender con las experiencias, sean estas positivas o negativas

resilencia2

Cabe añadir que numerosos estudios señalan que el apoyo emocional es uno de los factores más importantes a la hora de desarrollar una actitud resilente. Wolin y Wolin en el 1993 desarrollaron un modelo dónde hablan de los 7 pilares de la resilencia, a saber:

1.- Introspección: cuanto mejor nos conozcamos a nosotros mismos, mejor afrontaremos positivamente las situaciones difíciles.

2.- Independencia: capacidad de establecer límites entre uno mismo y los ambientes adversos

3.- Capacidad de relacionarse: hace referencia a la habilidad para establecer lazos íntimos y satisfactorios con otras personas.

4.- Iniciativa: capacidad de hacerse cargo de los problemas y ejercer control sobre ellos.

5.- Humor: capacidad de encontrar algo cómico en la tragedia.

6.- Creatividad: capacidad de general nuevas ideas o conceptos, produciendo habitualmente soluciones originales.

7.- Moralidad: hace referencia a la capacidad de comprometerse de acuerdo a valores sociales y discriminar entre lon bueno y lo malo.

Finalmente señalar que este término también es usado en el mundo empresarial y de las organizaciones, siendo el concepto un requisito indispensable para lograr el éxito empresarial en entornos altamente competitivos. Así, la resilencia de una empresa hace referencia a su capacidad de recuperarse rápidamente de situaciones difíciles pudiendo enfrentarse a los cambios del entorno e incluso salir más fortalecido de estos.

Según el Instituto Español de Resilencia, el desarrollo de la resiliencia individual de los empleados tiende a aumentar la satisfacción con respecto al propio trabajo y por lo tanto mejora el clima laboral y más a largo plazo las prestaciones globales de la organización. Si además la organización desarrolla la resiliencia sistémica de la empresa, entonces actúa directamente sobre los procesos y los desempeños y se refuerza la mejora de las prestaciones y del funcionamiento global de la empresa, sobre todo en coyunturas difíciles.

Lupe Oroña

Psicóloga. Redacción Revista Emprender

Visto 1885 veces Modificado por última vez en Viernes, 11 Septiembre 2015 07:47