otro logo 3

Viernes, 28 Agosto 2015 10:39

TRASTORNO BIPOLAR

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

trastorno bipolarRecientemente nos sorprendía la noticia de la muerte del batería de un conocido grupo gallego a manos de la guardia civil, tras presentar un supuesto episodio violento y agresivo, según fuentes policiales. Aunque en un principio fue acusado de “violencia doméstica”, la mujer rápidamente ha salido en su defensa informando que sufría de un trastorno bipolar desde hace 10 años.

Se estima que aproximadamente un 1,5% de la población está afectada por este trastorno, el cual tiende a manifestarse sobre todo en la adolescencia o en la primera etapa de la edad adulta. Afecta por igual a hombres y mujeres y los factores genéticos tienen un peso bastante grande (heredabilidad). De hecho, las posibilidades de padecer esta patología aumentan en un 20% si se tiene un familiar de primer grado que padezca esta enfermedad. Se trata de un trastorno del estado de ánimo caracterizado por alternancia de episodios depresivos y episodios maníacos (euforia). En general, los episodios de depresión son más frecuentes que los episodios de manía, aunque el patrón no es el mismo para todas las personas aquejadas de este trastorno.

La fase maníaca puede durar entre días y meses, y pueden aparecer los siguientes síntomas:

-          Tendencia a distraerse

-          Verborrea o estar más hablador de lo normal

-          Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que el pensamiento está acelerado

-          Poca necesidad de sueño (por ejemplo, se siente descansado tras sólo 3 horas de sueño)

-          Falta de control del temperamento

-          Conductas imprudentes como beber, como beber, consumir drogas, promiscuidad sexual, gastos desorbitados de dinero, etc.

-          Autoestima exagerada o grandiosidad

-          Aumento de la actividad intencionada o agitación psicomotora

El episodio depresivo puede incluir los siguientes síntomas:

-          Tristeza o estado de ánimo muy bajo

-          Dificultades para concentrarse, recordar o tomar decisiones

-          Problemas alimentarios que pueden acarrear pérdida o aumento de peso

-          Fatiga o desgana

-          Pérdida de placer en actividades que antes disfrutaba

-          Pensamientos de muerte o suicidio

-          Dificultades para conciliar el sueño o dormir demasiado

-          Agitación o enlentecimiento motor

Cuando las fases son muy severas, el paciente puede llegar a tener síntomas psicóticos, con ideas megalomaniacas, o delirios de grandeza pensando por ejemplo que tiene una misión que cumplir en la vida o que posee poderes especiales. A veces aparecen también cuadros de alucinaciones. En el caso de aparezca violencia (no es lo más característico) suele ser contra si mismos o como autodefensa

El tratamiento, para esta patología, va enfocado a reducir la frecuencia e intensidad de los episodios ayudando a que el afectado pueda tener una vida medianamente normal, previniendo comportamientos de autoagresión y suicidio. Entre los tratamientos estabilizadores del estado de ánimo es común usar lítio con muy buenos resultados. A veces, y dependiendo del caso, también se usan antiepilépticos como la carbamacepina. En caso de recaída también se pueden usar antidepresivos en la fase depresiva o antipsicóticos en la fase maníaca. En cualquier caso, se trata de un tratamiento crónico que suele durar para toda la vida.

Lupe Oroña

Psicóloga. Redacción Revista Emprender

Visto 1296 veces Modificado por última vez en Martes, 08 Septiembre 2015 11:13